El cancer del Planeta “El Plastico”

islatortugadivers.com isla tortuga divers koh tao cursos buceo en español tailandia curso PADI blog el cancer del planeta el plastico

El cancer del Planeta “El Plastico”

Algunos datos sobre el plástico para hacerte pensar

Siempre estamos aprendiendo más acerca de cómo nuestros deshechos impactan negativamente en el planeta y cómo, si seguimos por el mismo camino, todo irá a peor.

Los deshechos contribuyen a la contaminación de lagos y océanos, e incrementa los niveles de gases invernadero que provocan el calentamiento global. Ya no es suficiente sentirte satisfecho con reciclar el plástico que compras. Es el momento de renunciar, reducir y reutilizar.

¿Qué está en tu mano para influir en los productores de plástico y provocar un cambio? Por mi parte voy a cambiar mis hábitos de compra en 2018, y tú puedes hacerlo también. Lee nuestro blog, Marcando la diferencia. Click aqui.

El mundo utiliza medio millón de pajitas al día.

Se estima que 4 trillones de bolsas de plástico se utilizan a escala mundial, y sólo un 1% de esas bolsas se reciclan. Los americanos tiran 100 billones de bolsas de plástico al año, ¡unas 307 bolsas por persona! Y todo ese deshecho puede ser eliminado utilizando bolsas de compra reutilizables.

Las bolsas de plástico se utilizan por una media de 12 minutos, y lleva unos 500 años que se degraden por completo.

Por desgracia, estas bolsas no se deshacen completamente, si no que se fotodegradan. Esto significa que se convierten en microplásticos que absorben y liberan toxinas que continúan contaminando el medioambiente mucho más allá de que se hayan “degradado”.

En 2016, la producción global de plástico alcanzó un total de 334 millones de toneladas, y aproximadamente la mitad de ellas fue destinado a productos de un solo uso.

Los plásticos de un solo uso a menudo ni siquiera llegan al sustrato terrestre, una media del 30% de las 78 millones de toneladas destinadas al packaging de plástico acaba flotando en nuestros océanos. Esto es el equivalente a verter un camión de plásticos en el océano POR MINUTO. Lee nuestro blog, ¿Como reducir el consumo de plastico?

Se espera que este ritmo se incremente hasta los dos camiones por minuto en 2030 y los 4 por minuto en 2050. A este ritmo, en 2050 habría más plástico que peces en los oceános.

500 billones de tazas desechables se consumen cada año. Tan solo en Estados Unidos se tiran más de 25 billones de tazas de café de poliestireno al año. El poliestireno no puede reciclarse por completo, y la mayoría de ello seguirá presente en el terreno en 500 años.

¿Cómo puedes marcar la diferencia? Basándote en las 5 R de la manipulación de residuos puedes ayudar a reducir tu huella de carbón en el planeta.

RECHAZAR

La mejor y más efectiva manera de eliminar residuos en tu vida es rechazar su fabricación en un principio. De una manera simple, debes tomar conciencia de tus hábitos de consumo y rechazar lo que no necesitas.

A menudo es más fácil decirlo que hacerlo. Cosas como las bolsas de supermercado, las tazas desechables, la cubertería de plástico y las pajitas son los mayores culpables. Son parte de nuestra rutina diaria y a menudo se nos ofrecen y las usamos sin apenas pensar en ello, pero cuando todo el mundo tiene el mismo hábito, se toma como algo habitual. En Koh tao estamos muy concienciados con la conservacion y la sostenibilidad de planeta , hacemos seguimiento de el estado nuestros corales con progarmas como los de CORAL WATCH , ¿ Que es CORAL WATCH? Lee nuestro blog click aqui. y por un acuerdo general todas las tiendas de la isla,  los bares y los restaurantes llevan la politica de no dar bolsas de plastico ni pajitas de plastico

La próxima vez que se te ofrezca una pajita o una bolsa de plástico que puedes llevar fácilmente sin necesidad de bolsa, por favor recházala de manera educada. El impacto positivo puede ser pequeño, pero se incrementará con el tiempo, especialmente si todos hacemos nuestra parte y rechazamos el uso innecesario del plástico.

Yo no utilizo pajitas para beber, pero recientemente compré una pajita de metal para esas ocasiones en las que la necesito. Es fácil de limpiar, fácil de llevar contigo y al menos evita la producción de una pajita.

Además, queda mucho más chula en mis cócteles que sus pares de plástico. Una taza reutilizable es otra manera de reducir tu consumo de plástico y mantendrá tu bebida caliente mucho más tiempo.

Algunos sitios incluso te ofrecen descuentos por utilizarlos, otro factor a favor, ayudando al planeta y a tu cartera. Otro modo de rechazar plásticos de un solo uso es comer en el sitio en vez de utilizar take aways o al menos utilizar tu propio contenedor de comida. De este modo mantendrás fresca tu comida más tiempo y podrás conservar las sobras para un snack rápido más tarde en vez de tirarlas.

Comprar en grandes supermercados a menudo implica más packaging, incluso en la sección de frescos. Compra en los mercados locales o en pequeñas tiendas con tu propia bolsa reutilizable y rechaza todo ese plástico.

No es sólo plástico que rechazas usar. Usa tu teléfono para hacer fotos de los flyers, posters o tarjetas de visita que encuentres. Asimila la información, pero rechaza el objeto físico. De este modo, tendrás toda la información contigo en todo momento. Probablemente perdería todos esos papeles en algún momento, pero soy mucho más cuidadoso en cuanto a perder mi teléfono.

Reducir

Esta es una de mis maneras favoritas de ayudar al medioambiente. Tan solo reduce tus hábitos de consumo siendo consciente de lo que necesitas y de lo que quieres. Sé realista con tus necesidades.

Antes de hacer ninguna compra, pregúntate a ti mismo si de verdad lo necesitas. Si es así, analiza la calidad. Si bien el precio es un factor importante, siempre busca la mayor calidad dentro de tu presupuesto. Los productos bien confeccionados durarán más, reduciendo la necesidad de recompra.

“Reducir” en el contexto de cero desperdicios puede significar el deshacerte de objetos que no necesitas, donándolos, vendiéndolos o reciclándolos. Además, tendrás menos desorden y más espacio para ti.

“Reducir” también significa comprar con un objetivo en mente y centrarte en las compras necesarias en vez de en los caprichos espontáneos de cosas que no necesitas. Demasiado a menudo estos objetos acaban en la papelera, al fondo del armario, o vienen envueltos en capas y capas de embalaje. Ropa, baratijas electrónicas y comidas procesadas son algunos de los grandes culpables.

Todas estas cosas que no estás utilizando y que en realidad no necesitas tienen que ser producidas. Es un desperdicio de recursos el tenerlas almacenando polvo en tu casa. Dónalos o véndelos. De este modo, alguien más podrá reutilizar tus cosas en vez de comprar nuevas, utilizando más recursos.

Reducir tu consumo es acerca de la virtud de la conservación y de la noción de hacer más con menos.

Es uno de los pasos más importantes que dar para afrontar el problema de los desechos plásticos. Cuando reduces tu consumo de plástico, sus peligros, incluido la emisión de gases de efecto invernadero, se reducen a su vez.

Además, el resto de Rs se vuelven más fáciles porque hay menos plástico con el que lidiar. Las empresas de productos de consumo pueden además reducir la cantidad de plástico en sus embalajes y tú puedes colaborar apoyando a las compañías que utilicen menos.

REUTILIZAR

Reutiliza y reparar van de la mano. Cuando decides si quieres tirar algo para comprar algo nuevo, pregúntate a ti mismo si hay una manera de reutilizarlo o repararlo. Esto se aplica a la ropa, el mobiliario y la tecnología. Si tu teléfono o tu laptop está averiado, en vez de comprar uno nuevo, intenta repararlo primero.

Desechables son, en fin, desechables. Lo que significa que tendrás que comprarlos una y otra vez. Lo que a su vez implica que seguirás gastando dinero en cosas que acabarás por tirar. Podrías tirar tu dinero directamente con la misma finalidad, al menos reducirías tu huella de carbono.

Sencillamente pasa del uso de desechables al uso de alternativas permanentes. Utiliza una botella reutilizable y llévala contigo. Utiliza cubertería reutilizable para evitar cubertería desechable.

Una botella de cristal o de acero inoxidable es el método para rechazar las botellas de plástico para siempre. Equípate con una provisión de bolsas de tela reutilizables para tus productos frescos y tus comidas sin empacar.

Botes, frascos, jarras. Serán tus mejores aliados, sirviendo como contenedor de comida, vaso de bebida, tupperware, bolsa de congelación, almacenamiento de alimentos o maceta. Un frasco puede ser tu navaja suiza en tu lucha contra los plásticos.

Reutilizar también implica vender o donar tus artículos usados para que encuentren un nuevo hogar en vez del sustrato. Organiza un mercadillo, ponlos en ebay o freecycle, incluso puedes preguntar a tu familia y amigos si necesitan algo que tú ya no necesites.

También puedes darle nuevas vidas a los objetos que no necesites convirtiéndolos en algo chulo y útil. A veces todo cuanto necesitas es una capa de pintura o pequeños retoques para convertir tu basura en un tesoro.

Esto no es necesariamente caro. Compra cosas de segunda mano o hazlas tú mismo. Repara objetos rotos. Reutiliza ropas viejas, o menaje del hogar y da una nueva vida a tu fondo de armario participando en intercambios de ropa.

La reutilización es probablemente la más divertida de las 5R. El único límite es tu imaginación y tu creatividad, y puedes involucrar a tu familia y amigos.

RECICLAJE

Una de las maneras más fáciles de reducir es reciclar. Tras rechazar, reducir y reusar no debería haber mucho que reciclar, en cualquier caso. Pero con lo que aún queda, deberías asegurarte de separar tu basura de modo que los recursos se puedan reutilizar en vez de acabar en el sustrato.

Muchos de nosotros hemos sido programados para pensar que el reciclaje es la solución total al problema de la reducción de residuos. Esto es un grave error.

Me ponía muy gallito cuando reciclaba. Mírame, soy tan bueno reciclando mis movidas, estoy salvando el planeta. Metía mis latas y mis vidrios en el contenedor azul y los plásticos en el naranja y listo. Ni siquiera me paraba a pensar en lo que pasaba luego.

En realidad, esto sigue siendo un modo muy caro de procesar todos los residuos que podrían ser reutilizados. Los botes de plástico y las botellas pueden ser almacenadas y utilizadas en tiendas de zero waste. El plástico puede ser reutilizado hasta cierto punto, pero nunca acaba de desaparecer por completo. Es mejor rechazar su uso.

Las infraestructuras de reciclaje en estos momentos son bastante limitadas y en realidad en muchos casos se trata de “downcyclin”, el proceso de convertir los materiales reciclables en objetos desechables de baja calidad que acabarán en el sustrato de cualquier modo. Además, las infraestructuras de reciclaje no pueden mantener el ritmo de las enormes cantidades de desechos de un solo uso que los humanos consumen.

Los materiales reciclables que no se consiguen reconvertir en nuevos productos son desechados, enviados a vertederos en países en desarrollo o incinerados en programas de conversión calórica.

Además, no podemos olvidar que el proceso de reciclaje en sí mismo consume una gran cantidad de energía.

Por todas estas razones, el reciclaje es visto por el movimiento Zero Waste como la última opción cuando el Rechazo, la Reducción y la Reutilización han sido agotadas.

ROT (PUTREFACCIÓN)

Finalmente, una vez has agotado todas tus opciones, lo último que puedes hacer para prevenir el vertido de desechos se refiere a la comida. Investiga sobre cómo hacer compost y empieza a lanzar tus sobras en una jarra en vez de a la basura.

Ahorras una enorme cantidad de residuos convirtiendo tus residuos en un sano y nutritivo sustrato para tus plantas. Hay muchas posibilidades de realizar compost con tus propios residuos.

La primera es un jardín exterior de compost, que puede tener la forma de un cilindro, una caja o unidad que puedas comprar o construir por ti mismo.

¿Qué puedes convertir en compost? Sobras vegetales, pieles y semillas de frutas no cítricas, cáscaras de nuez y de huevos, posos de café, sobras de té, pelos y uñas y cenizas de chimenea.

Más allá de tu método de compost elegido, vigila los desechos que se van por tu fregadero.

¿Te sientes más ligero ahora? Tienes la capacidad de reducir tu huella de desecho en cada pequeña elección que tomes. Siguiendo las 5R del método Zero Waste, estás cinco pasos más cerca de un estilo de vida más sencillo y sostenible.

¿Qué estamos haciendo en Koh Tao?

Aquí en Koh Tao la comunidad de buceadores se ha unido para decirle que no a los plásticos de un solo uso. Para muchos de los que vivimos aquí, el océano es nuestro lugar de trabajo y queremos mantenerlo limpio y sano.

Muchos negocios locales están cambiando su actitud hacia la producción y almacenamiento de residuos y más se están subiendo al carro. La clave es la educación de locales y visitantes al mismo tiempo para que podamos mantener nuestra pequeña isla como el paraíso que es.

Una práctica común para muchos bares y restaurantes es la limitación de pajitas con sus bebidas. Algunos han desechado las pajitas plásticas por completo, utilizando pajitas de metal o de bambú reutilizables a cambio. La guerra contra las pajitas está lejos de terminar, pero en esta comunidad de buceo estamos trabajando muy duro para eliminarlas por completo.

Muchos negocios ni siquiera ofrecen la posibilidad de usar embalajes de take away de un solo uso, a cambio puedes pagar por un contenedor reutilizable que puedes lavar y devolver para recibir tu dinero de vuelta.

La mayoría de supermercados de la isla han dicho no a las bolsas de plástico, vendiendo bolsas de tela a cambio. Algunas tiendas incluso ofrecen cursos de upcycling para convertir viejas camisetas en bolsas reutilizables.

Este impulso ecológico ha alcanzado incluso a la gran cadena 7/11, que anteriormente ofrecía bolsas y pajitas de plástico por una simple botella de agua.

Koh Tao se ha convertido en el primer lugar de Tailandia donde los 7/11 han renunciado al plástico. Esto tiene un impacto positivo bestial, no solo en la limitación de la producción de plástico si no en cuanto a la educación para las generaciones venideras.

¡Es tu planeta!

La foto de un caballito de mar con un bastoncillo de algodón se hizo viral este año. Estamos contaminando nuestro planeta porque ni siquiera nos paramos a pensar en el destino de todos nuestros residuos.

El plástico está matando lentamente nuestro planeta y el océano está lleno de él. El maravilloso documental “Planeta Azul” hizo hincapié en este tema y muchos otros siguieron su ejemplo.
Documentales como “Chasing Coral”, “Plastic Oceans” y “Years of Living Dangerously” muestran cómo estamos arruinando la tierra y los océanos con nuestros desechos. Lo tiramos a la basura y nos olvidamos de ello. Tenemos que dejar de hacer esto.

Y si yo puedo hacerlo, tú también puedes. Es tu elección. Es tu planeta. Tú decides.



Whatsapp